Archive | julio 2015

Bastarda, una salsa picante diferente (y viene con hermana)

image

Intentando retomar un poco el hábito de escribir por estos sítios, voy a re-estrenarme haciendo mención a un picante que les pedí hace unos meses a unos chicos del norte y ha comenzado a llegar a la clientela esta semana (todo lo bueno se hace esperar, especialmente si es nuevo).

El picante en cuestión es la Salsa Bastarda  y lo recomienda encarecidamente el mismísimo Capìtán Pedro Vizcaíno de Lakoza. Con esa carta de presentación, ¿cómo podía resistirme a pedir mi propio frasco?

En fin, he probado multitud de picantes mexicanos, chinos, indonesios y alguno turco (del cual, cada vez que pruebo una gota, hace que me pregunte qué le pude hacer yo a ese señor para que se haya ensañado conmigo de esa manera y con tanta rabia), así que ahora tocaba probar algún picante patrio de calidad y la verdad que ha valido la pena, me han parecido muy sabrosos.

La salsa que se vende (en un principio) es la Salsa Bastarda Verde, aunque para aquellos que hicimos un pedido kamikaze, antes siquiera de que embotellaran la salsa, los chicos majos nos enviaron una Salsa Bastarda Roja y un imán para que los tengamos presentes cada vez que vayamos a por leche a la nevera. Tiempo al tiempo, que seguro que al final, la acaban poniendo disponible la roja para aquellos que queramos repetir.

La Bastarda Verde me pareció fantástica, un picante muy moderado apto para la mayoría de paladares, con saborcito muy peculiar donde entre otros matices, uno se acordaba de las guindillas de Gernika (con su vinagrillo y esas cosas). Superequilibrado y que mezclaba perfecto con el pollo asado con patatas con el que lo probé, aunque se la ve con potencial para combinar con casi todo.

La Bastarda Roja con un picor muy moderado también, me dio un sabor inesperado, me recordaba a una mezcla de pimiento del piquillo, alegrías riojanas (aunque algunas cabronas pican más que la salsa) y vinagrillo. Muy rica también, aunque con el pollo y las patatas con especias se me murió un poco. El sabor en la mezcla no se apreciaba tanto como la verde (eché en falta un poquito más de punch para que se haga notar en comidas con sabor). Tal vez tendría que probarla con algo más neutro como un lomo a la plancha o unas patatas fritas.

En resumen, las dos salsas son muy curiosas y con un sabor muy diferente a los típicos picantes mexicanos. Se me van a quedar pequeños esos botes de 100ml dado que creo que se gasta más por servicio que con los picantes habituales.

[NOTA: La valoración de cata está realizada por alguien cuyo paladar no diferenciaría un perrito caliente de una goshua o una hamburguesa de una ensalada, con lo que puede haber ligeras diferencias de lo que saboréeis vosotros]

Si por un casual estáis interesados en saber más de ellos, podéis hacerlo en Salsa Bastarda, Web.

image

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: