Tag Archive | bar

The Hall of Fame – Pamplona, Hamburgesas y más en San Juan

wpid-IMG_20131109_120742.JPG

Las hamburguesas están de moda desde hace unos años en las grandes ciudades y parece que poco a poco, la moda está cuajando también en Pamplona y alrededores.

Entre los nuevos locales que se han abierto recientemente y que tratan estos manjares de comida a nivel de calle, me ha llamado la atención uno que se llama Hall of Fame, está en la calle Monasterio de Iranzu, en el bario de San Juán de Pamplona y se anuncia como restaurante de comida americana casera.

La han montado unos chavales a los que se nota mucha ilusión, derrochan simpatía y tal vez, escasean un poquito de conocimiento, aunque van pillando rápido; tal vez, para ser un auténtico restaurante de comida americana, se echan en falta algunos platos típicos de los dinner americanos como los mac&cheese, corndogs, el pollo frito con gofres y sirope, los grilled cheese sandwich (esos sandwiches chorreantes de queso fundido a la plancha), los rollos de canela, La archiconocida, no por siempre por motivos gastronómicos, tarta de manzana o la siempre dietética merienda casera del sandwich de mantequilla de cacahuete con mermelada entre otros, pero no se puede tener todo en esta vida.

Por cierto, ha sido pensar en él y apetecerme un rollo de canela, menuda desgracia la mía porque son puñeteros de conseguir aquí en Pamplona, hasta donde llega mi conocimiento, creo que sólo los dan en Le Carrousel, un bar-cafeteria nuevo que han abierto en el ensanche.

La decoración del HOF es básica, más cerca de parecerse al de una bajera de quinceañeros que la de una hamburguesería,  pero desde luego vale la mucho la pena lo que ofrece en el plato y además aportan mucha frescura (aparte de buenos precios) al panorama de comida rápida de Pamplona. Lo opino yo y toda la clientela mayoritariamente juvenil que llena todas las mesas del el Hall of Fame cada vez que quiero ir a cenar allí.

De hecho, se llena tanto, que han acabado haciendo dos turnos de cena (único horario en el que abren), ya que no dan abasto para acomodar a todo el mundo que quiere comerles las haburguesas. Si se quiere cenar el fin de semana en el primer turno, se ha convertido en casi obligatorio reservar o estar dispuesto a llevarse la comida y comerla en el coche (se puede pedir la comida para llevar). Se puede reservar por teléfono o whatapp en el 628 616 785 o 651 853 866 , ¡vivan las nuevas tecnologías!

Os pongo la foto de la Hamburguesa “Special Hall of Fame Burger”, no os engañeis por la foto donde parece pequeña, esta hamburguesa tiene tamaño y calorías como para calentar a temperatura caribeña tres casas (o unaymedia si es muy muy grande); doble hamburguesa rellena de queso con más queso por encima, con sus salsas y patatas por 6,95€ (la más cara de su carta de hamburguesas).

wpid-IMG_20130905_021243.jpg

Tienen precios anticrisis que te hacen dudar si pueden sacar algún beneficio con la cena que te estás comiendo (o de cuánto beneficio pueden sacar el resto de locales que cobran bastante más) y servicio que te hace sentir como si te conocieran desde hace años, algo que yo agradezco mucho en esta ciudad.

Hamburguesas caseras, jugosas y bien cocinadas, acompañadas de sus patatas y con panes a elegir; surtido de perritos calientes con todo tipo de acompañamientos y cada plato con algo que se pueda mojar en salsa, se ofrece con dos salsas a elegir de entre todo su surtido, además de ensaladas y demás platos de picoteo que junto con su brownie y tarta de queso casera, te aseguran una vuelta a casa sin hambre.

Todo eso bañado en cañas a precio de juevintxo o refrescos que te rellenan gratis hasta que te salga por las orejas. ¿Qué más se puede pedir?, camareras con camisetas ceñidas, amplio escote y minifalda, rodando sobre patines, pero es otra historia, además de machista.

En fin, por resumir, tienen sus cosillas que mejorar, pero si os gustan las hamburguesas o perritos calientes, debéis de hacerle una visita al Hall of fame, seguro que acabáis volviendo más veces; desde luego que a mi, me tienen enamorado.

Os dejo aquí un post muy interesante que he encontrado surfeando por la red, en que le hacen una entrevista en profundidad a sus dueños.

Os dejo aquí el Facebook de Hall Of fame, donde tienen puesta la carta y teléfonos de contacto.

Cupón: Mini-hamburguesas y más en el Palacio de Guenduláin

IMG_20131107_111934

Chofert vuelve a sacar la oferta de las mini-hamburguesas en el Salón-Bar Taittinger del Hotel Palacio de Guenduláin, hotel boutique que se encuentra en el casco antiguo de Pamplona. Ya sólo la entrada del hotel y su patio interior con el museo de carretas de época vale una visita.

El cupón consigue una rebaja considerable de precio en una cena que, probáblemente a su precio original resultase un poquito cara  y es una muy buena opción para hacer una cenita diferente un fin de semana en pleno centro de Pamplona,  en un local con clase y sin tener que ir empeñar la pata de palo de la abuela.

Con el cupón, que es válido por una cena para dos personas, nos dan una ensaladita para compartir por cada pareja, dos mini-hamburguesas que no son tan mini (acompañadas de unas tiras de patatas y zanahorias fritas que causaron sensación la última vez que fuimos), un postre, que en este caso es una trata de queso para cada uno, vino (cerveza o agua) y café.

El local está en pleno casco antiguo de Pamplona y el salón-bar Taittinger, es un pequeño salón-bar con decoración muy elegante.

NO COJÁIS el cupón si pretendéis hacer una cena loca y desfasada entre amigos, ya que el salón-bar Taittinger no es para ese tipo de cosas, de hecho intuyo que soporta mal los típicos despistes que hacen que se caigan las bebidas al suelo. COJEDLO si queréis una cena informal romántica, o una cena con amigos y charla tranquila.

La última vez que fuimos, cenamos prácticamente sólos, con la compañía esporádica de algún cliente del hotel que bajaba a tomar una infusión o una cena ligera. Por otro lado, la semana anterior a la que fuimos, no había hueco ya que tenían algún evento y estaba ocupado (de ahí la importancia de reservar). De todas formas es un local pequeñito y bastante cálido, aunque este vació tampoco se siente demasiado. Podéis aprovechar para llevaros zapatillas de casa y una mantita, si os fijáis en la foto, tiene hasta moqueta en el suelo.

El hotel Palacio de Guenduláin es un cuatro estrellas con mucho encanto (y elegancia) que está en la calle Zapatería de Pamplona, al lado de la plaza San Francisco. Desde que se abrió hace unos pocos años, ha tenido muy buenas críticas tanto el hotel como su restaurante y el salón-bar al que se refieren en la oferta, tampoco desmerece las buenas críticas.

Tenéis:

  • La ubicación del hotel aquí
  • La web oficial del hotel, con la carta primavera-verano del 2013 del salón-bar Taittinger la tenéis aquí. (Alucinad con los precios de las ensaladas y recordad que no llevan incluido el IVA).
  • La valoración del hotel de Tripadvisor, donde lo tienen puesto como el tercer mejor hotel de nuestra ciudad, aquí. Ha ascendido un puesto desde mi último post.
  • El enlace para la compra del cupón en chofert, aquí.

La oferta para comprar el cupón en Chofert está disponible hasta la medianoche del domingo 10 de noviembre y se puede gastar sólo durante los fines de semana, hasta el 31 de marzo 2014.

En cuanto a los horarios, hay que realizar reserva previa (ya que algunos fines de semana, organizan eventos) y se podrá consumir sólo viernes y sábado (mediodía y noche) o domingo (mediodía).

El cupón vale 40€ (dicen que el precio original sin oferta es 72€, aunque yo le echaría unos 65€) e incluye cena de picoteo para dos personas.

El menú consiste en:

  • Una ensalada a elegir (para compartir entre dos).
  • Una degustación de dos minihamburguesas (que tampoco son tan pequeñas) para cada uno.
  • Un postre por persona, tarta de queso con mermelada de arándano y café (ésto ya es una gran mejora con respecto al anterior cupón que sacaron, el café aquí, si no recuerdo mal, cuesta 2,50€)
  • Dos copas de vino Chivite Viñás Viejas ó dos cervezas Kronemburg para cada uno.

Es decir, a 20€ lereles por barba o incipiente bigotillo, uno puede salir de marcha habiendo comido en un sitio con clase en pleno casco antiguo de Pamplona e irse sin hambre y comiendo producto que se intuye de calidad. Creo que picaré y compraré varios de nuevo , que ya tengo localizados unos cuantos amigos para engañarles, incautos ellos.

Os dejo unas cuantas fotos de la anterior ocasión en la que fuimos.

IMG_20131107_112536Buen vino el Viñas Viejas de Gran Feudo.

IMG_20131107_112901Los entrantes que nos tocaron, en este caso, volovanes. Ricos, si no recuerdo mal, crema de champis.

IMG_20131107_113522Ensalada de Queso de Cabra, Rica también.

IMG_20131107_113803El dúo de hamburguesas con las susodichas láminas. Muy sabrosas y jugosas, aunque si os gustan muy hechas, avisádselo.

IMG_20131107_114038La otra vez nos tocó Brownie, ésta será tarta de queso así que no miréis esta foto. Es mas, borradla de vuestra memoria.

XV Semana del Pincho de Navarra, este puente de mayo

semana_pincho_navarra2013

Otro año más parece que la Asociación de Hostelería va a perpetrar la semana del pincho de Navarra con las mismas premisas de siempre, mucho bombo, mucho llorar cuánto se aprietan el cinturón por mantener los precios 4,30€ por pareja de pinchos y permitirnos coger los pinchos de uno en uno, pero ninguna modificación en el resto de condiciones (seguro que se olvidarán comentar el detalle de que si se pide sólo uno, han subido 20ct. con respecto al año pasado, a 2,40€).

Bastante contradictorio el tema, porque si bien el año pasado se quejaban de que el puente había hecho que flojease un poco la semana, este año la han vuelto a programar en el puente (aunque quitándole el primer fin de semana que tuvieron el año pasado).

Así que prepararos para recibir una avalancha de mensajes de marketing directo e indirecto por parte todos los medios que estén a disposición de los miembros o simpatizantes de la Asociación, día si y día también. Preparad vuestro Twitter para saturarse con gente hablando de lo mismo y  multiples ocasiones (yo ya he recibido mínimo 5 tweets del mismo remitente hablando de ésto en menos de 24h, rayando el spam), olvidaros de seguir las novedades a vuestros amigos en Facebook, sus noticias estarán demasiado abajo para que nunca lleguéis a verlas, lo importante en saber por 50 canales diferentes que se acerca la semana del pincho.

Mensajes que poco menos quieren dar a entender que si no vas a la semana del pintxo eres un paria social, ajeno a todos los movimientos de masas de nuestra ciudad, que te estás perdiendo algo único e irrepetible. Todo tipo de mensajes grandilocuentes y épicos del tremendo fenómeno social que se ha convertido, que si vienen hasta los esquimales en caravanas de autobuses desde Laponia a degustarlos, que si es la mas alta cocina que jamás podremos soñar (y a este paso, costear en los bares), que si el altísimo nivel que están alcanzando las propuestas, superando con creces las de años anteriores con mejoras estratosféricas (tienen que estár ya a la altura de los manjares de los dioses) o el tremendo esfuerzo que hacen los locales participantes, que utilizan materias primas que van a buscar ellos mismos a la pata coja durante kilómetros con el pié descalzo sobre brasas rusientes….en fin…que mi paladar no está hecho para tanta excelencia, no me sentiría agusto sabiendo que estoy contribuyendo al sufrimiento del pobre hostelero.

A lo que voy, es que a pesar de que he visto que por lo menos, han publicado en la web fotos de todos los pinchos (o la mayoría de ellos), con una pequeña descripción y estoy conforme de que algunos de ellos sí que tienen una calidad excepcional, desde la organización no se presta atención a que todos y cada uno de los participantes cumplan con lo ofertado, primando más la cantidad de participantes (que imagino pagan a la asociación para pertenecer a ella y pueden sentirse molestos si los excluyen) que a la calidad de lo que se presenta. No se cuidan las formas que entiendo tendría que acompañar a un pincho de alta cocina, como por ejemplo recomendación por parte del que los sirve del orden recomendado en la degustación o explicación de lo que se sirve o recomendación de maridaje o llevándolo a un extremo, que ese pincho de alta cocina no lo tengan preparado de antemano para luego calentarlo al microondas (juraría que en los restaurantes de alta cocina esas cosas tienden a evitarse).

Ni qué comentar de que sigo pensando que la alta gastronomía no está hecha para degustarse a empujones, de pié, con prisas y haciendo equilibrios entre la copa de vino, la servilleta de papel, el folleto explicativo y la bandeja de degustación. Llamadme exigente.

Si a eso le sumamos que sólo un pincho mas una consumición puede rondar los 4,50€, poco menos que la mitad de un menú del día, creo que puede verse un poquito excesivo y muy lejos, de lo que segúramente los propios clientes habituales de esos bares buscan.

Personalmente, con lo que SI están apretando los precios los restaurantes de alta cocina Navarros (ojo, digo restaurantes, no bares), prefiero pasar de esta semana de altisima cocina con servilleta de papel y chicle a mis pies para aprovechar mis ahorros e ir a uno de los nuevos menús que nos proponen este mes los Restaurantes del Reyno. Insisto, por poco más de lo que cuestan 7/8 pinchos estelares de éstos con sus corespondientes consumiciones, nos pagamos un menú con una botella de rosado en los mejores restaurantes de Navarra, esos restaurantes que sí hacen alta cocina reconocida a nivel mundial. Estirando aún más, por 10/14 pintxos podemos comer el menú degustación en ellos.

Si lo que tenemos, es la cartera con telarañas, por 2/3 pinchos con consumición podemos comer un menú del día en los bares o restaurantes de la zona y por uno más, uno de los muchos menús de fin de semana que están sacando los bares el sábado o domingo al mediodía.

A todo esto, siguiendo la manera de actuar de algunos hosteleros de Pamplona, me gustaria saber cuántos bares cancelan el juevintxo sin previo aviso durante esta semana o cuántos no ofrecen sus pinchos habituales (y de menor precio), al centrarse el bar de manera exclusiva en la alta gastronomia. Eso en sí no sería demasiado grave, al fin y al cabo el bar es un negocio y tienen que aprovechar las oportunidades que se les brinda, lo grave es cuánta gente se enterará una vez en la barra y sin opción de recular (porque aquí somos así de orgullosos), de que la oferta que siempre tienen determinado día esa semana no se aplica.

SEÑORES HOSTELEROS, SI HACEN CAMBIO EN SU OFERTA HABITUAL ESA SEMANA, POR FAVOR, MÁRQUENLO EN LA PUERTA PARA PODER ELEGIR SI ENTRAR O NO. NO ME GUSTAN LAS SORPRESAS EN LA BARRA.

Se me olvidaban los premios de la semana del pincho, más que a quién premian, habría que mencionar a quién NO premian, porque sacan un premio para cada categoría imaginable; para todos, hasta 19 he contado yo, para que todo el mundo pueda presumir de algo….. Puestos a sacar premios, yo propongo un premio para el pincho que mejora más el transito intestinal o el que es capaz de hacer que el amigo plasta se calle durante más tiempo mientras lo come o el que aguanta mejor sus características recalentando al microondas o el que menos se parece a lo que se ha visto en la foto  (como las hamburguesas del McDonalds).

Como detalle significativo, este año, el número de participantes se ha reducido, de 101 bares en 2012 a 88 bares en 2013, tal vez la semana no sea tan exitosa como la venden. Bueno, en todo caso mejor, así toca un premio para repartir entre cada cuatro bares, de esta manera no hay tanto participante que se quede triste.

Para reconducir a parte de esos bares que no se presentan o no pueden  presentarse a la semana del pincho, yo propondría para otro año la semana de la croqueta o de la tortilla o de la bola de pimiento o de huevo. Donde nos dejemos de tanta chorrada y se compita por el mejor pintxo de los de siempre, ingredientes que no tengan precios desorbitados y productos más acordes a los tiempos que corren, que la gente tiende a apretarse el cinturon, aunque algunos no quieran enterarse.

Pos si seguís interesados en degustar la comida apta sólo para los paladares más exquisitos, podéis echar un ojo en su web, os la dejo aquí.

The New Harp hace semanintxo, de lunes a viernes vino + pintxo

New HarpYo cada día me maravillo más, parezce como si estuviera embarazado; hay días en los que la hostelería saca los demonios que llevo dentro, logrando que escupa fuego por las orejas y otros en los que me candaría a la barra y le pediría matrimonio al camarero (si es fémina, mejor, va más con mi estilo de vida).

Puntualizo, esta montaña rusa emocional no me sucede con un mismo local en diferentes ocasiones, cada local me provoca una emoción diferente; de hecho, con algunos me ocurre que los rocíaria con keroseno y me echaría un cigarrito en su interior para luego salir corriendo y frenar a cualquier peatón que tuviese la tentación de llamar a los bomberos; de esta manera creo que evitaría que me provocase nada en un futuro cercano, lejano o eterno.

En fin, hoy tocaba juevintxo y como soy persona a la que le gusta vivir peligrosamente, me he negado a ir a todos esos bares atestados de gente ávida de vino malo y pintxo raquítico por 2€ (alguna excepción hay también, que me contó un amigo, que le había dicho el primo de la novia de su hermano).

Vaya, que huí de las famosas Estafeta, Plaza del Castillo, Comedias y San Nicolas Juevintxeras para ir a una calle un poco más alternativa, con ambiente más tranquilo y mejores ofertas a lo largo de toda la semana. Me fuí a San Gregorio.

San Gregorio es sede de locales tan vendejarabes (aunque dicen que dan razonablemente bien de comer) como el Ñam, a los que espero que los inspectores de consumo le pasen a felicitar el año en breve y otros tan míticos como el Museo, el Ona, Kaixo, Arizona o el más reciente, el The New Harp.

Muchos de los bares de San Gregorio tienen un ambientillo razonable gracias a gente tan aventurera como yo y manejan precios bastante ajustados que publican en la puerta, con lo que se puede elegir a cuál se entra en función de la belleza de su clientela, de sus camareros, el barullo que se vea o incluso en el precio de lo que ofrecen, aunque ya sé que nadie se fija en estas cosas en Pamplona porque nos gusta agarrárnosla con pinzas y sólo buscamos la excelencia en la calidad y el trato .

El The New Harp es un bar que abrió hace unos años como cervecería irlandesa y después de algún cambio de dueño, se ha convertido en un bar de barrio más, algo de agradecer por mi parte a tenor de lo contento que he salido hoy de ahí. De tamaño compacto, tiene una o dos mesas justo a la entrada, unas pocas más paralelas a la barra y otras 4 al fondo.

Yo he ido a por mi cerveza y pintxo, después atraer mi atención el cartel de la puerta, que lucía como si se tratase de una brasileña bailando samba haciendo topless con un bañador minúsculo y ceñido, pero después de tomar una pinta, una caña, un pintxo recién hecho, una porción de txapapizza y más no, porque no me daba tiempo, he salido con el firme propósito de volver a por más, porque he visto salir de la cocina unos giganteeeeeeescas txapapizzas y alguna que otra hamburguesa que quiero probar, buena pinta y precios bastante razonables. Se veía mucho cliente habitual en el local, lo que siempre suele ser buena señal.

He salido tan contento que voy a poner hasta una segunda foto de la caña, con un vino Rueda que ha aparecido por ahí y una puntita de txapapizza (la versión completa la sirven en grúa). Precio total de la foto 1+1+2=4€ de lunes a viernes.

New Harp2

Lo triste de todo esto y que me plantea muchas preguntas del panorama hostelero local (algún día que quiera quedarme sin amigos las plasmaré en un post), es por qué se le da tantísimo bombo a nivel publicitario y de publicaciones gastronómicas al juevintxo-tapavinos-pintxopote (del que por cierto, se quejan bastante los hosteleros participantes diciendo que no ganan ni pa pipas), mientras que ni se mencionan todas estas otras iniciativas más ambiciosas en oferta, duración e interés por parte de sus promotores. Intuyo que no tendrán tantos contactos en las altas gastroesferas ni estará metiendo el hocico la asociación de hostelería para movilizar a todos sus correos.

En fin, es lo que hay, unos cardan la lana y otros se llevan la pana.

Meatballs. Tapas con cada ración (si imprimes y llevas esta foto)

image

Pan con pan, nunca mejor dicho, si pides algo para comer, te sacan aún más para comer. Acaban de publicar hoy en su página de Facebook esta imagen y prometen que si váis a pedir una ración con eso en la mano os dan dos tapas, no me preguntéis cuánto va a durar ésto porque no lo especifican.

Meatballs es un pequeño bar que está en la calle Calceteros, en plena plaza consistorial, enfrente del Ayuntamiento. Estrecho y pequeño, especializado en, como su nombre indica, albondigas de carne de buey en diferentes salsas, callos y alguna cosilla más. En fin, que tienen una barra 10 sillas con dos mesas altas y poco más, son o las albóndigas o los clientes, pero todo no entra. Pequeño pero tiene su encanto, no se, tiene ese concepto de bar íntimo con forma de tubo.

Por si os interesa pasaros a echarle un ojo antes de arriesgaros con sus “almóndigas”, también hacen tapavinos los jueves, así que tenéis una opción económica para visitarlo y ver lo que se ofrecen.

Os contaría más de él, pero la vez que fuimos habían cerrado la cocina, con lo que no pudimos comer nada y nos hicieron algo que casi me hizo plantearme si seguía estando en Pamplona o me había teletransportado a algún universo paralelo totalmente desconocido en mi larga y pueblerina vida. ¡Nos invitaron a los vinos porque habían cerrado la caja! ¡En Pamplona, donde no invitan ni a los buenos días! Ni que decir tiene, que nos quedamos tan en shock de que nos invitasen en la primera visita al local, que al final, como el camarero y/o dueño estaba liado a otra cosa, dejamos en la barra lo que creíamos que costaría el vino, sin racanerías, incluso con cambios para el bote y nos fuimos.

La Sureña desembarca en Pamplona con cervezas a precio que me da la risa.

Me chivaron unos amigos el otro día con mucho tiento y con la boca pequeña, que había abierto un garito nuevo en Pamplona donde daban cubos de cerveza y diversas raciones para engañar al estómago. Después de ir, comprendí la razón de tanta cautela, era para que no me diera un infarto, ataque de nervios y se me salieran los ojos de las cuencas todo en uno. Cubos de cerveza con 5 botellines a 3€. ¡¡¡A 3€!!!, haciendo un rápido cálculo de la abuela, el botellín de 20cl de mahou sale a 60cent.

Estos precios en Pamplona no sólo son inauditos, son ciencia ficción. De hecho aún me retumban en la cabeza las palabras que algún avispado hostelero publicó en la edición online de Diario de Navarra, donde se quejaba de que los bares con el juevintxo perdían dinero y sólo lo hacían por nosotros, para que no nos aburrieramos en casa y tuviéramos una ciudad con más ambientillo. Os lo dejo aquí, sin desperdicio el comentario #8. Me hubiera gustado saber quién es para comprobar si la boina se la enrosca hacia la izquierda o la derecha.

Que me explique el hostelero avispado cómo algunos por dar un zurito y un pintxo por 2€ un día a la semana pierden, mientras otros abren un local nuevo con todo lo que conlleva, donde dan un botellin con un cubo forrao a hielos y un cucurucho generoso de mini-fuet por 1,60€  ¡¡¡TODOS LOS DÍAS DEL AÑO!!!. Ni que contar que los jueves hacen el más dificil todavía, ya que por 3€ te llevas 12 alitas de pollo o un plato lleno de fingers de pollo o un plato de boquerones o uno de jamón…. Llamadme cuadriculado, pero no lo entiendo.

En fin, al grano, que me puede la ira. Garito nuevo, en la calle Tejería, bocacalle de la Estafeta.

Cubos llenos de hielo con 5 botellines por 3€, por 1€ más un cucurucho de choricillos, fuet, pistachos o aceitunas.

 Raciones a 6€ de un montón de cosillas. De las que me llenaron el estómago con mayor satisfacción, los dados de Cazón en adobo, los boquerones de la foto, las alitas de pollo (un montón) o las lágrimas de faisán (fingers de pollo).

Los jueves hacen 2×1 en las raciones con lo que salen a 3€ y se pueden mezclar.

Por 0.50€ tienen unas bolsitas de piquitos de pan tostado riquísimos.

El local tiene pinta de freiduría del sur, un poco ruidoso y un tanto frío para lo que estamos acostumbrados. Relativamente grande para lo que son los bares en lo viejo. La manera de pedir es tipo local de comida rápida (o de freiduría) y cuando hay mucha gente como este jueves es bastante caótica, aparte de que el sistema obliga a hacer dos colas donde impera la ley del más fuerte, con lo que doble espera.

En resumen, yo no iría por el local, pero lo que ofrecen me parece de lo más interesante, así que me van a tener abonado un tiempo, intuyo que hasta que me canse del cazón en adobo o de la cerveza, lo que más tarde ocurra.

En el Goloso Barra Brava quieren darle la vuelta

No tengo muy claro qué días son los que se aplica la oferta, ni durante cuánto tiempo van a realizar esta campaña, ni tan siquiera si serán capaces de mantener el local abierto después de que alguien como yo, que soy un pozo sin fondo capaz de llevar a la ruina a un buffet libre chino, les haga una visita.

Lo que si es cierto es que la iniciativa de Gobierno de Navarra “Queremos darle la vuelta”, que pretende dar un empujocinto a la economía Foral, está publicitando que el gastrobar Goloso barra brava ofrece por 6€/persona, todos los pintxos que puedas comer de los que están expuestos en la barra y servidos ahí. También Caña de cerveza o vino a 1€.
No sé si la economía Navarra remontará con estas iniciativas, pero éstos se hunden depende quién se les presente a comer.

La campaña y sus participantes, la tenéis aquí.

La web de El Goloso Barra Brava, la tenéis aquí. por ubicaros un poco, se encuentra en el segundo ensanche de Pamplona.

No os perdáis tampoco propuestas como la de la pastelería El Obrador, de los mismo dueños que El Goloso.

Molino de San Andrés en Villava. La terraza de la tranquilidad

image

image

En una de mis escasas escapadas ciclistas por el paseo del Arga (intento hacer el mínimo deporte posible ya que me quita tiempo para tomar cervezas), descubrí una pequeña terraza oculta a cualquiera que no esté circulando por ese paseo.

Después de buscar un poco de información, averigüé que se trata de un molino rehabilitado para exhibir toda su alta tecnología en labores de prensado del trigo, realizar exposiciones y sobre todo poder tomar cervecitas en una maravillosa e increiblemente tranquila terracita al borde del río. Tiene un pequeño bar de temporada que abre de junio a septiembre, donde ofrecen pintxos, bebida y helados para poder disfrutarlos al sol y el remanso de paz que se siente, en ese pequeño oasis de terraza extraida de manera quirúrjica del barullo que rodea al molino.

Se encuentra justo a la salida de Villava hacia Huarte, nada más pasar el río a mano derecha y el bar tiene horario de junio a septiembre, los martes a jueves de 18 a 21 horas, los viernes de 18 a 22 horas, los sábados de 11 a 24 horas y los domingos de 11 a 22 horas. Por lo menos ese es el horario que pubilicitaban en Diario de Navarra la temporada pasada.

Los fines de semana tienen alquiler de bicis gratuito, taller de autorreparación asistida para bicis y taller de pan para los renacuajos, entre otra cosas. Os dejo el enlace a la web de la Mancomunidad con toda la información al respecto.

Creo que lo voy a catalogar dentro del top 3 de descubrimientos del año. A todo esto, que se me olvida lo importante, cañón de cerveza en la terraza a 2€.

Edito la entrada para introducir algún que otro comentario de los amigos… Al estar cerca de la papelera de Villava tiene días en los que el ambientillo tiene cierto tufo a papelera, es decir huele que apesta. Elegid bien el día que queréis ir a visitarlo y si veis que huele demasiado mal, huid.

Compras y pinchos en el casco antiguo hasta el 10 de junio

Desde el próximo lunes 21 de mayo hasta el domingo 10 de junio, la asociación del casco antiguo va a repartir con cada compra que se realice en sus comercios asociados, 37.000  rascas con 16.000 pintxos de premio directo y sorteo de 12 cenas por valor de 100€ en algunos de los restaurantes más guapos del centro.

Una buena idea para dinamizar el comercio del centro que lleva repitiéndose ya algunos años, aunque me genera un poco de preocupación el comentario que pone la noticia del Diario de Navarra de que  “los pinchos de la campaña estarán convenientemente señalizados en las barras de los bares participantes”.

No quiero ser malpensado, pero con ese tipo de matizaciones en la promoción, me da la sensación de que algunos bares van a desempolvar los pinchos low-cost del juevintxo para que ya sólo con la consumición que habrá que tomar para empujar el pintxo, les salga con la típica combinación gana-gana que utilizan algunos locales de hostelería de la capital, que no pierden ni en pipas.

Os dejo los enlaces a las noticias completas, con la lista de bares y restaurantes que hacen

Yo no esperaría que los pintxos sean como los de la foto, para no llevarme decepción.

La buena vida, Cubos de cerveza a 6€

Para todos los que nos movemos en coche por la periferia de la ciudad, resulta interesante tener localizados esos bares en los que resulta fácil aparcar y ofrecen cosas interesantes, para esos días en los que nos apetece no meternos a todo el fregao del centro.

El otro día, en Nuevo Artica, en la única plaza que tienen con bares (y columpios, aunque en ese momento no me llamaron la atención) tope con una promoción en “La buena vida” que se me antojó interesante. Un cubo con 6 botellines de Amstel de 20cl (aunque en la promo ponen 25) por 6 euros. También los días de partido de Osasuna dan cañas a 1€, aunque creo que de esos ya no va a haber durante un tiempo.

De estas promociones he encontrado varias, pero casi todas en bares de estudiantes que me hacían sentir un poco abuelo o no eran tan interesantes como ésta. En este caso es un bar al lado de una zona de juegos infantil, donde a determinadas horas se llena de mamases y papases jugando en los columpios, así que en un ataque de abuso de poder, podemos intentar colarnos para subir al castillo para bajar las cervecitas.

El bar suele estar animadillo y tiene terraza, cosa de agradecer en verano. Por la noche dan un picoteo que parece interesante y los fines de semana se suele poner hasta la bandera para cenar (me imagino que es lo que tiene que sólo haya dos bares en todo un barrio). Yo aviso porque cada vez que he intentado ir a cenar no había hueco y por eso del picoteo sólo hablo habiendo visto la carta y la cantidad de gente que para ahí.

A %d blogueros les gusta esto: